0

Dudas comunes con el color a la hora de trabajar con imprenta

September 15, 2016

 

 

Una de las dudas más comunes a la hora de preparar nuestro trabajo para imprenta es como van a quedar los colores que vemos en pantalla…tenemos un montón de información que a veces despista más que ayudar: modos de color, espacio de trabajo, diferentes tipos de archivos, compresiones…. si no estás familiarizado con estos términos te puede dar más de un quebradero de cabeza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Modos de color

 

La primera fuente de dudas y que genera la mayoría de los problemas es el modo de color, las pantallas de ordenador trabajan en un modo de color diferente de los medios impresos, ese modo de color se llama RGB

.

RGB es el modo de color común de los medios que emiten o proyectan luz y tiene mucha variedad de colores ya que alcanza los 16 millones de colores

 

CMYK es el modo de color de los medios impresos, se obtiene de la mezcla de tinta  (cyan, magenta, amarillo y negro) y es mucho más limitado, solo tiene unos 64.000 colores posibles.

Entonces… ¿Dónde están mis otros 15.946.000 colores?

 

Esa es la clave de lo que se llama conversión de color y fuente de muchos dolores de cabeza, los colores que no tienen correspondencia entre CMYK y RGB no existen, se obtienen por aproximación.

 

Un programa de diseño puede simular los colores en CMYK seleccionándolo como modo de color, de tal forma que solo trabajemos con colores reproducibles a la hora de imprimir. También puede convertir archivos de RGB a CMYK (por ejemplo, fotografías) de tal forma que previsualicemos lo que se va a imprimir y podamos retocar las imágenes antes para que los colores no se desvirtúen o pierdan intensidad.

 

¿Y si quiero reproducir un color que no existe en CMYK?

 

Esos colores se pueden obtener como color directo, son los famosos colores pantone, que es tan solo una tinta fabricada a medida para ampliar el espectro de color CMYK. Si trabajamos con pocos colores (De 1 a 3) puede ser conveniente utilizar colores pantone que son más intensos y al ser una tinta directa, no tienen trama. Pero si trabajamos con CMYK y queremos añadir un color directo, posiblemente suponga un sobrecoste difícil de asumir.

 

Perfil de color